Seleccionar página
  1. CONCEPTO

La pensión compensatoria es aquella que recibe el cónyuge, por parte del otro, al que la separación o el divorcio le haya producido una situación de desequilibrio económico, es decir que su situación económica haya empeorado con la separación o el divorcio. Esta pensión puede ser temporal o indefinida y se regirá por lo que ambas partes pacten en el convenio regulador, o si no hay acuerdo, será el Juez quien en base a una serie de requisitos determine si debe o no imponerse y por cuento tiempo.

Se establece, por tanto, judicialmente y para reparar el desequilibrio económico que puede producir la ruptura matrimonial en uno de los cónyuges y por tanto para compensar, por ejemplo, la dedicación de uno de los cónyuges al cuidado del hogar y de la familia durante el matrimonio.

En definitiva, la pensión compensatoria pretende evitar el perjuicio que puede producir la separación o el divorcio para uno de los cónyuges. Para ello hay que tener en cuenta:

  • lo que ha ocurrido durante la vida matrimonial, la dedicación a la familiay la colaboración con las actividades del otro cónyuge.
  • el régimen de bienesa que han estado sujetos los cónyuges
  • e incluso, su situación anterior al matrimoniopara poder determinar si éste ha producido un desequilibrio que genere posibilidades de compensación.

 

  1. CRITERIOS PARA ESTABLECER LA PENSIÓN COMPENSATORIA

Cuando no existe acuerdo de los cónyuges, el Juez, en sentencia, determinará su importe teniendo en cuenta las siguientes circunstancias que señala el artículo 97 del Código Civil:

” El cónyuge al que la separación o el divorcio produzca un desequilibrio económico en relación con la posición del otro, que implique un empeoramiento en su situación anterior en el matrimonio, tendrá derecho a una compensación que podrá consistir en una pensión temporal o por tiempo indefinido, o en una prestación única, según se determine en el convenio regulador o en la sentencia.

A falta de acuerdo de los cónyuges, el Juez, en sentencia, determinará su importe teniendo en cuenta las siguientes circunstancias:

1.ª Los acuerdos a que hubieran llegado los cónyuges.

2.ª La edad y el estado de salud.

3.ª La cualificación profesional y las probabilidades de acceso a un empleo.

4.ª La dedicación pasada y futura a la familia.

5.ª La colaboración con su trabajo en las actividades mercantiles, industriales o profesionales del otro cónyuge.

6.ª La duración del matrimonio y de la convivencia conyugal.

7.ª La pérdida eventual de un derecho de pensión.

8.ª El caudal y los medios económicos y las necesidades de uno y otro cónyuge.

9.ª Cualquier otra circunstancia relevante.

En la resolución judicial o en el convenio regulador formalizado ante el Secretario judicial o el Notario se fijarán la periodicidad, la forma de pago, las bases para actualizar la pensión, la duración o el momento de cese y las garantías para su efectividad.”

Tribunal Supremo (Sala 1ª, Sección Pleno), sentencia de 19.01.2010: ” Los criterios que esta Sala ha ido consolidando en la interpretación del artículo 97 Código Civil (“pensión compensatoria”) son los siguientes:

  1. a) la pensión no es un mecanismo indemnizatorio.
  2. b) la pensión compensatoria no constituye un mecanismo equilibrador de patrimoniosde los cónyuges. Se puede resumir la doctrina de esta Sala en argumentos de la sentencia de 10 febrero 2005 : ” La pensión compensatoria es pues, una prestación económica a favor de un esposo y a cargo del otro tras la separación o divorcio del matrimonio, cuyo reconocimiento exige básicamente la existencia de una situación de desequilibrio o desigualdad económica entre los cónyuges o ex cónyuges, -que ha de ser apreciado al tiempo en que acontezca la ruptura de la convivencia conyugal y que debe traer causa de la misma-, y el empeoramiento del que queda con menos recursos respecto de la situación económica disfrutada durante el matrimonio. Su naturaleza compensatoria del desequilibrio la aparta de la finalidad puramente indemnizatoria (entre otras razones, porque el artículo 97 del Código Civil no contempla la culpabilidad del esposo deudor como una de las incidencias determinantes de su fijación), y del carácter estrictamente alimenticio que tendría si la prestación viniera determinada por la situación de necesidad en que se encontrara el cónyuge perceptor, lo que hace que esta Sala haya admitido la compatibilidad de la pensión alimenticia y de la compensatoria.”
  3. CUESTIONES SOBRE LAS QUE EL JUEZ DEBE ESTAR EN DISPOSICIÓN DE DECIDIR

 

  1. Primeramente si se ha producido desequilibrio generador de pensión compensatoria:

¿Qué se entiende por desequilibrio económico? Existen dos posibles interpretaciones de la expresión desequilibrio económico:

-Objetiva: En virtud de la cual por desequilibrio económico hay que entender el mero hecho objetivo de la disminución patrimonial experimentada por uno de los esposos con posterioridad a la separación o al divorcio, siempre que esta disminución lo sea en relación con la posición del otro cónyuge y con la situación gozada durante el matrimonio.

-Subjetiva: A tenor de esta interpretación, la expresión desequilibrio económico abarcaría un concepto más amplio, englobando no solamente el hecho objetivo de ser el patrimonio de uno de los esposos inferior al del otro, sino también otra serie de factores subjetivos, personales de los cónyuges y conformadores de la vida matrimonial: dedicación a la familia, perdida de expectativas futuras, estado de salud cualificación profesional, edad…Estas circunstancias, unidas a la desfavorable situación económica en que, como consecuencia de ellas, puede quedar alguno de los miembros de la relación conyugal, son las que van a determinar la aparición del desequilibrio económico patrimonial capaz de originar un derecho a pensión.

Pensión compensatoria divorcio

La sentencia de Tribuna Supremo de 19 de enero de 2010, cuya fundamentación fue recogida, entre otras, en la sentencia 598/2016 del Tribunal Supremo de octubre de 2016, dice que: “para determinar la existencia de desequilibrio económico generador de la pensión compensatoria debe tenerse en cuenta básicamente y entre otros parámetros, la dedicación a la familia y la colaboración con las actividades del otro cónyuge, el régimen de bienes a que ha estado sujeto el patrimonio de los cónyuges en tanto que va a compensar determinados desequilibrios y su situación anterior al matrimonio”. La pensión compensatoria, sostiene, “pretende evitar que el perjuicio que puede producir la convivencia recaiga exclusivamente sobre uno de los cónyuges y para ello habrá que tenerse en consideración lo que ha ocurrido durante la vida matrimonial […] e incluso, su situación anterior al matrimonio para poder determinar si éste ha producido un desequilibrio que genere posibilidades de compensación”.

  1. b) cuál es la cuantía de la pensión una vez determinada su existencia:

La cuantía la fija el juez en función de los ingresos y bienes de la persona que debe satisfacerla.

Al contrario que en otros países europeos, no existe en la legislación española ningún baremo obligatorio al que deba ajustarse el juez a la hora de fijar la pensión compensatoria. Puede, por tanto, fijar su cuantía concreta conforme a su criterio, dentro de los márgenes de la ley.

Por tanto será difícil ofrecer unos criterios para fijar la cuantía de la pensión compensatoria, no obstante algunas Audiencias Provinciales han establecido algunos topes para dicha pensión, en el sentido de que no pueden superar un determinado porcentaje de los ingresos que percibe el cónyuge deudor.

Se considera excesiva una pensión compensatoria de 1.000€ cuando el esposo, de profesión taxista acredita unos ingresos mensuales medios en torno a los 2.000€, fijándose en su lugar, 650€ AP A Coruña, Sec. 6ª, S.16. 16-9-2010.

            La cantidad que solicita la esposa por pensión alimenticia y compensatoria asciende a 892 euros que supone alrededor del 44% de los recursos del esposo, porcentaje que excede con creces los habitualmente barajados por esta Sala (entre el 30 y el 35%) en supuestos que como el examinado no presentan ninguna circunstancia especial. AP Valladolid, Sec. 1ª, S. 4-11-2009

            No procede señalar como pensión compensatoria un porcentaje sobre los ingresos del obligado al pago, pues sería una participación de la esposa en el esfuerzo que pueda realizar el obligado al pago para mejorar, que no es acorde con la naturaleza de este instituto jurídico. La cuantía de la pensión no puede hacerse depender de la liquidación, pues en definitiva sólo implica repartirse lo que antes compartían por mitad. AP Madrid, Sec. 24ª, S. 27-4-2005.

La cantidad establecida en la sentencia de separación o divorcio se actualiza todos los años de conformidad a la variación que experimente el Índice de Precios al Consumo que publica el Instituto Nacional de Estadística.

Cabe señalar que la cuantía de la pensión puede ser modificada judicialmente en aquellos casos en los que el beneficiario mejora su situación económica o empeora la del obligado al pago. Estas mismas circunstancias pueden conducir también a la extinción de la pensión compensatoria.

  1. c)  determinarsi la pensión debe ser definitiva o temporal:

El principio no está sujeta a un límite temporal sino que su duración dependerá de la duración de la convivencia y de la capacidad del beneficiario para obtener recursos económicos propios que le sitúen en un nivel de vida similar al que gozaba durante el matrimonio.

Por ejemplo un caso ya resuelto por el Tribunal Supremo en abril de 2016 donde la jubilación del deudor de la pensión compensatoria extinguía esta obligación. El obligado a abonar la pensión compensatoria tenía ya 53 años, los que sumados al tiempo de duración de la pensión (ocho años) se acercaban a los de su edad de jubilación, fecha en la que ambos cónyuges pactaron en el convenio regulador de separación que dejaría de percibirse. Por ello, en su sentencia el Supremo estimó que no procedía establecer la pensión como vitalicia.

Siguiendo esta doctrina jurisprudencial, según la cual en cuanto a la pensión compensatoria hay que atender a lo acordado entre las partes, en noviembre de 2016 la Audiencia provincial de Madrid determinó que no se puede limitar judicialmente la duración de esta pensión si los cónyuges no fijaron límite alguno cuando la pactaron. En este supuesto, basándose en la importante reducción de los ingresos del obligado a abonar la pensión compensatoria,  el juzgado que se pronunció en primera instancia redujo su cuantía y fijó un límite temporal. Por su parte, la audiencia revocó este pronunciamiento al considerar que el juzgado había interferido en el acuerdo adoptado por los cónyuges, que no habían establecido ningún límite temporal a la pensión compensatoria, rompiendo con la seguridad jurídica contractual.

  1. ¿QUE CONSECUENCIAS TIENE EL IMPAGO DE LA PENSION COMPENSATORIA?

-El art. 227 del Código Penal español, castiga al que dejare de pagar durante dos meses consecutivos o cuatro meses no consecutivos cualquier tipo de prestación económica en favor de su cónyuge o sus hijos, establecida en convenio judicialmente aprobado o resolución judicial en los supuestos de separación legal, divorcio, declaración de nulidad del matrimonio, proceso de filiación, o proceso de alimentos a favor de sus hijos. Esta conducta esta sancionada con la pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a veinticuatro meses ante la ineficacia de la pena de arresto de fin de semana que desaparece del CP.

-El artículo 618.2 del Código Penal La falta de cumplimiento de obligaciones familiares, el que incumpliere obligaciones familiares establecidas en convenio judicialmente aprobado o resolución judicial en los supuestos de separación legal, divorcio, declaración de nulidad del matrimonio, proceso de filiación o proceso de alimentos a favor de sus hijos, que no constituya delito, será castigado con la pena de multa de 10 días a dos meses o trabajos en beneficio de la comunidad de uno a 30 días.

Una opción que le quedaría al obligado a prestar la obligación alimenticia es la de optar por instar una modificación de la cuantía establecida si entiende que sus circunstancias personales han variado de tal manera que le impiden hacer frente a la cuantía fijada en la sentencia. Esta opción le queda abierta por la vía del art. 775 LEC para probar que se ha producido una reducción de ingresos que le impide hacer frente a la cuantía en su momento acordada.

-¿Es delito el pago parcial de la pensión compensatoria? El Tribunal Supremo deja clara esta cuestión en la citada y explícita sentencia de 3 de Abril de 2001 que señala que el dejar de abonar durante tres meses consecutivos la mitad del importe dinerario fijado en sentencia firme, de forma consciente y voluntaria y sin causa o motivo que lo justificare, da lugar a la acción omisiva típica.