Seleccionar página

Cuando nuestro matrimonio termina y firmamos la sentencia de divorcio pensamos que todo ha acabado y por fin podemos continuar con nuestra vida y dejar todo eso atrás. Pero hay muchas cosas que nos vinculan a nuestro ex cónyuge y pueden surgir conflictos legales que nos hagan volver a los juzgados, ya sea porque queramos cambiar términos de la sentencia porque las circunstancias han cambiado o porque se están incumpliendo los acuerdos establecidos.

Pero, ¿cuáles son las razones más comunes para volver a los juzgados después de un divorcio? A continuación, detallamos cuales son los motivos por los que sigue habiendo conflictos después de la sentencia de divorcio:

  • Impago de la pensión alimenticia. La pensión alimenticia debe pagarse siempre, no podemos justificar el impago por falta de recursos económicos, por compensación de deudas entre ambos cónyuges… al final esta pensión se tendrá que pagar y se acumularán intereses y costas asociadas. En el peor de los casos este impago puede conllevar una condena penal y contar como antecedentes.
  • No actualizar el IPC en la pensión alimenticia. Para que las pensiones alimenticias no se devalúen deben actualizarse con el IPC al igual que se realiza con las pensiones. Por lo tanto, es obligatorio por ley actualizarlas, y de no hacerse puede acarrear las mismas consecuencias que el impago de la pensión.
  • Impago de la hipoteca. Como ya os contamos en el post “Nos divorciamos, ¿qué pasa con la hipoteca?”, las cuotas de la hipoteca son deudas de la sociedad de gananciales y de no cambiar esta situación ambos cónyuges están obligados a pagarlas a partes iguales independientemente de quien ocupe la vivienda o la pensión de alimentos. Por lo que el impago de la mismas puede empezar un proceso en el que además de las cuotas no abonadas se reclamen intereses e incluso el pago de la totalidad de la hipoteca.
  • Uso de la vivienda familiar por parte de la pareja del cónyuge custodio. Si el cónyuge que tiene la custodia tiene una nueva pareja sentimental y empieza residir en la vivienda conyugal, esta puede dejar de ser la vivienda familiar y tener que buscar otro sitio para vivir.
  • Tomar decisiones importantes sobre los hijos de manera unilateral. Con esto nos referimos a decisiones como cambiar la residencia del menor, cambiarle de guardería o colegio, …. Este tipo de decisiones que afectan a la patria potestad pueden hacer que el cónyuge no custodio reclame ante un juez.
  • El régimen de visitas. Ya sea porque se le impidan las visitas al progenitor no custodio o porque este incumpla el régimen de visitas, son razones por la que se puede ir ante un juez para cambiar este régimen y en el caso de impedir las visitas incluso conllevar un cambio en la custodia.
  • Pago de pensión de alimentos cuando ya no procede. La pensión de alimentos debe mantenerse hasta que los hijos tienen independencia económica, por lo que el progenitor que la recibe debe comunicar este hecho para que deje de pagarse. En el caso de no informar se le puede devolución de las cuotas pagadas, los intereses de la mismas y las costas.
conflictos-legales-despoues-divorcio
  • Mascotas. Cuando una pareja se separa y tiene mascotas suele haber enfrentamientos por la custodia de las mascotas.

Estas son las razones más normales, aunque puede haber más conflictos que nos lleven de nuevo a vernos las caras en un juzgado con nuestra expareja. Si nos encontramos en esta situación lo mejor es contar con un abogado experto en divorcios que nos asesore y nos ayude a pasar este “mal trago” con el que ya no contábamos. En SOS Divorcios ponemos a tu disposición un equipo de abogados matrimonialistas que te asesorarán para que resuelvas esto cuanto antes y puedas seguir con tu vida.