Seleccionar página

Primeramente, debemos distinguir dos aspectos fundamentales, la modificación de la pensión compensatoria y la extinción de la pensión compensatoria.

Por un lado la modificación de la pensión compensatoria es revisada judicialmente en los casos en que cambie la situación económica del perceptor o del pagador para aumentarla o reducirla, siempre a solicitud de la parte interesada, pero dicha pensión se mantiene.

Por otro lado en la extinción desaparece la pensión compensatoria, en los supuestos de nueva convivencia con un tercero, debido a la muerte del perceptor, por cumplimiento del plazo de duración, por el incumplimiento de su finalidad y por la alteración de los criterios económicos en función de los cuales se determinó dicha pensión.

Recientemente, en una sentencia dictada el 18 de julio de 2018, la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo resuelve un recurso abordando por primera vez, desde cuándo se produce la extinción de la pensión compensatoria por convivencia del ex cónyuge con un tercero.

La Sala de lo Civil del TS, desestimando el recurso de casación, distingue entre la simple modificación y la extinción de la medida por haber perdido su razón de ser, esto es, la extinción de la pensión compensatoria, y expresa lo siguiente:

“Tal extinción se produce por las causas establecidas en el artículo 101 CC -mientras que a la modificación de la pensión compensatoria se refiere el artículo 100- y son: el cese de la causa que determinó su establecimiento, el hecho de contraer el acreedor nuevo matrimonio o el de – aunque no exista matrimonio- vivir maritalmente con otra persona, lo que se equipara a la situación anterior.

Resulta evidente que la causa de extinción consistente en contraer nuevo matrimonio habrá de producir su efecto desde que este hecho se produce, con independencia de la fecha en que -conocida dicha situación- se interpone la demanda y se dicta sentencia decidiendo sobre la extinción.”

La novedad de esta sentencia del Alto Tribunal es muy interesante, porque establece la extinción desde la fecha del nuevo matrimonio del beneficiario/a de la pensión compensatoria, no dando la razón ni al demandante que solicitaba la extinción desde la fecha de interposición de la demanda, ni a la sentencia de primera instancia que extinguía los efectos desde la fecha de la sentencia, ni a la sentencia de la Audiencia Provincial que estimaba el recurso y acogía la tesis del demandante.

“Ninguna razón existe para concluir que la solución adoptada por la Audiencia en el caso presente, llevando los efectos de la extinción a la fecha de presentación de la demanda, suponga una solución no acorde con el espíritu de la norma pues se ha podido determinar que la situación de convivencia que ha dado lugar a la extinción existía desde el año 2004 -más de diez años antes de la interposición de la demanda- por lo que carece de sentido prolongar más allá del ejercicio del derecho por el demandante la existencia de la obligación de pago de la pensión, cuya extinción podía haberse producido en la práctica mucho tiempo atrás.”

Corazón roto

El alto tribunal recuerda que, para que se acabe la pensión compensatoria, no es necesario que uno de los cónyuges se case con otra persona sino que basta con que conviva maritalmente con ella, como establece el artículo 101 del Código Civil.

“La razón de ser de la pensión compensatoria está en relación con la comunidad de disfrute entre dos personas -unidas por matrimonio- de una determinada posición económica, lo que da lugar a que -extinguido el vínculo- deba ser compensado aquel de los cónyuges que sufre un desequilibrio perjudicial respecto de la situación en que se encontraba vigente el matrimonio; compensación que se extinguirá cuando esa comunidad de disfrute se instaura de nuevo con otra persona.”

 

CONSULTE LA Sentencia CIVIL Nº 453/2018, TS, Sala de lo Civil, Rec 735/2017, 18-07-2018