Seleccionar página

Cuando la relación ya no funciona y queremos ponerle fin una de las opciones es la separación matrimonial, poniendo fin a la convivencia sin llegar a disolver el vínculo del matrimonio.

Dentro de la separación existen dos opciones la separación de hecho y la separación judicial.

La separación de hecho es aquella en la que la pareja deba de vivir juntos sin que haya intervención judicial. En este caso es importante establecer un convenio regulador con plenos efectos entre las partes para establecer pactos sobre la patria potestad de los menores, las visitas, la comunicación, la atribución del uso de la vivienda, contribución de las cargas del matrimonio, pensión compensatoria, … Para redactar este documento es conveniente contratar un abogado matrimonialista que nos ayude para que quede claro y sea completo.

Separación

La separación judicial es un proceso judicial por el que cada cónyuge podrá regir su persona y patrimonio sin interferir en el otro.  Es importante tener en cuenta que deben haber transcurrido al menos tres meses desde el matrimonio para la separación, aunque se podrá interponer la demanda antes de ese plazo acreditando que existe riesgo para la vida, integridad física, la libertad, la integridad moral o libertad e indemnidad sexual del cónyuge demandante.

La principal ventaja que conlleva la separación es que, en caso de reconciliación, lo único que hay que hacer es comunicárselo al Juzgado, de manera separada por ambos cónyuges, y se reanuda el matrimonio con todos sus efectos.

¿Cuánto cuesta la separación matrimonial?

En SOS Divorcios el precio de la separación de hecho es de 90e por cónyuge. Este precio incluye las consultas, la redacción del convenio regulador por el que se regirá la relación de los cónyuges y los honorarios del abogado, en definitiva, todo el asesoramiento jurídico.