Seleccionar página

Los procedimientos matrimoniales de separación o divorcio pueden tramitarse de dos formas distintas, dependiendo de si los cónyuges están o no de acuerdo en proceder a la disolución del matrimonio:

1.SEPARACIÓN O DIVORCIO DE MUTUO DE ACUERDO.

Hoy más conocido como divorcio exprés, es un procedimiento más sencillo y rápido que el contencioso. Sus pasos son más sencillos puesto que ambas partes están de acuerdo en su tramitación, por lo que se hace más sencillo llevar a cabo el procedimiento.

Previamente a la presentación de la demanda de forma conjunta por ambos cónyuges o bien por uno de ellos con el consentimiento del otro, se plasman los términos de la separación o divorcio en un documento llamado Convenio Regulador. Pero, ¿Qué es un Convenio Regulador? Pues bien, se trata de un contrato suscrito de mutuo acuerdo por los cónyuges en que ambas partes pactan las condiciones tanto personales como económicas.

Este convenio, por norma general, es redactado por el letrado que llevará el procedimiento de separación o divorcio, en este deben recogerse los siguientes aspectos:

  • A qué progenitor se atribuye la patria potestad de los hijos comunes, si los hubiere;
  • Con cuál de los progenitores se quedan los hijos si los hubiera;
  • El régimen de visitas y comunicaciones que podrá disfrutar el progenitor al que no se le haya atribuido la guardia y custodia de los hijos comunes, si los hubiere;
  • La cantidad que el anterior debe satisfacer para el mantenimiento de los hijos, lo conocido como pensión de alimentos;
  • La cantidad que uno de los cónyuges ha de satisfacer al otro por el desequilibrio económico que se deriva de la separación, divorcio o nulidad matrimonial, si la hubiera. Lo que se denomina pensión compensatoria;
  • A qué cónyuge se atribuye el uso de la vivienda familiar, si bien es cierto, generalmente se concederá el uso y disfrute a los hijos y al progenitor que tenga su guardia y custodia;
  • La cantidad con la que cada cónyuge debe contribuir a las cargas del matrimonio y, si procede, la litis expensas, esto es, los gastos del pleito.

Una vez redactado y firmado por ambos cónyuges el Convenio Regulador, este se presenta junto con la demanda, y una vez esta es admitida a trámite por el Juzgado que corresponda, se cita a ambos cónyuges para que se ratifiquen en la demanda y en el Convenio Regulador aportado con la misma. Si alguno de los cónyuges no acude al acto de ratificación, la demanda será archivada.

En los casos en que los cónyuges que se quieren divorciar no han tenido hijos comunes, el trámite es más rápido, ya que los acuerdos a los que tienen que llegar los cónyuges son relativamente sencillos. Sin embargo, si hay hijos menores de edad o incapaces, el juez puede citarles para escucharles y pasa las actuaciones al Ministerio Fiscal para que dé el visto favorable.

Por último,  el Juez dicta sentencia decretando la separación o el divorcio y aprobando los términos contenidos en el convenio regulador.

Procedimiento judicial separación y divorcio

  1. SEPARACIÓN O DIVORCIO CONTENCIOSO.

La separación o el divorcio contencioso, se da cuando uno de los cónyuges no presta su voluntad para llevar a cabo dicha separación o divorcio, por lo que ésta debe imponerse por vía judicial.

En definitiva, no existe acuerdo entre los cónyuges y por tanto estos procedimientos se llevan a cabo siguiendo los trámites establecidos para el juicio verbal, teniendo unas particularidades a tener en cuenta:

  • Junto a la demanda de divorcio se debe acompañar de forma obligatoria los certificados de matrimonio y de nacimiento de los hijos, si los hubiere.
  • Si en la misma se solicita que se adopten medidas económicas(por ejemplo, pensiones de alimentos o compensatoria), es necesario incluir en la demanda toda la documentación que sirva para acreditar la situación económica de los cónyuges y por tanto para fundamentar esta petición.
  • Cabe la posibilidad de que el pleito se transforme en cualquier momento en un procedimiento de mutuo acuerdo.

Una vez presentada la demanda se le dará traslado al otro cónyuge, el cual podrá formular otra demanda en contra del cónyuge que la presenta inicialmente.

Posteriormente, se fijará fecha para la vista, debiendo de comparecer ambos cónyuges junto con sus abogados. En estos procedimientos, cuando existan hijos o menores incapaces, será parte el Ministerio Fiscal

La prueba se intenta practicar en su totalidad en el acto de la vista, además de que si existen hijos menores en el  matrimonio estos serán oídos si se considera necesario, siempre que tuviesen suficiente juicio, y en todo caso si son mayores de doce años.

Por ultimo una vez instadas todas las pruebas, y si los cónyuges no hubiesen llegado a ningún acuerdo, el Juez oídas ambas partes, dictará sentencia.

 

EN AMBOS CASOS, tanto si se tramita de forma contenciosa como de mutuo acuerdo, es obligatoria la intervención de Abogado y Procurador.

Una vez se decrete por sentencia la separación o divorcio de los cónyuges, el juez mandará que se inscriba en el Registro Civil dicha sentencia.

Destacamos que contra la sentencia que se dicte en los procesos matrimoniales de separación o divorcio podrá interponerse el correspondiente recurso de apelación.