Seleccionar página

En estas fechas es complicado no sentirse especialmente mal tras un divorcio o separación, ya sea porque son fechas en familia y la que pensábamos formar se acaba de romper, o porque nos reencontramos con personas que hace tiempo que no veíamos y nos preguntan sobre el tema.

Tomar una actitud positiva durante estos días es difícil, pero podemos intentar superarlo llevando a cabo pequeñas cosas que nos harán sentir mejor.

Una de las cosas que podemos hacer es dedicarnos tiempo a nosotros mismos, aprovechar que tienes todo tu tiempo disponible para centrarte en ti, cómprate algo de ropa, arréglate, date algún caprichito, haz algo de ejercicio físico, … verte bien te ayudará a mejorar tu estado de ánimo y te dará energía para enfrentarte aquellas cosas que más te afectan.

Después de nuestro aspecto físico debemos centrarnos en nuestra mente e intentar pensamientos positivos. Si nos centramos en lo malo caeremos en una espiral negativa de la que será complicado salir. Para ello intenta tener contacto estos días con personas que te contagien su buena energía ya que te ayudarán a ver el mundo de otra manera.

La Navidad es una época de reencuentros, así que aprovecha esta oportunidad para ver a esas personas que llevas tiempo sin ver porque tus antiguas circunstancias no te lo permitían. Vuelve a reencontrarte con viejos amigos, y aprovecha para disfrutar de tu familia. Si no quieres hablar del tema del divorcio con ellos es importante que se lo dejes claro, ellos lo entenderán y te darán el margen necesario para que en el momento en que tú te veas preparado poder hablar de ello.

Si el pensamiento de pasar la Navidad en familia te agobia, y si te sientes con fuerzas, puedes aprovechar para viajar sólo. Es una buena manera de reencontrarse con uno mismo y volver con energías renovadas. También puede suponer la oportunidad de hacer ese viaje que siempre nos había apetecido hacer y nunca nos habíamos atrevido.

Si sientes que todo lo demás no te llena, una buena opción es ayudar a los demás. En esta época hay muchas de iniciativas solidarias que sirven para ayudar a los demás y aprender que, aunque lo que nos está pasando es complicado, es una situación que podemos superar y que hay cosas mucho peores que nos podrían pasar.

También es importante para pasar las Navidades de manera más tranquila saber que nuestro divorcio o separación se está llevando a cabo de manera correcta. Poder dejar estos días los temas legales en manos de un buen abogado matrimonialista, como SOS Divorcios, nos ayudará a estar más seguros, más tranquilos y con ello de mejor ánimo.