Seleccionar página

Cuando una pareja se da cuenta que su matrimonio ha terminado normalmente se pregunta, ¿y ahora qué hago?

Lo primero debemos saber hasta qué punto queremos llegar con los trámites, si queremos una separación, puede ser de hecho o judicial, o directamente el divorcio. En función de lo que decidamos llevaremos nuestra relación a un punto u otro.

Con la separación de hecho simplemente los cónyuges rompen la convivencia y ponen unas normas en su convivencia, pero no tiene ningún a efecto legal. En cambio, si la separación es judicial o se lleva a cabo el divorcio las circunstancias cambian y cada cónyuge podrá regir su vida y su patrimonio sin interferir en el otro.

Una vez que hemos decidido que queremos romper el matrimonio de manera legal, tenemos que saber si queremos la separación judicial o el divorcio. Las principales diferencias que hay entre los dos son:

  • La separación no pone fin al matrimonio, porque lo que únicamente divorciándonos podremos contraer matrimonio con otra persona.
  • En el divorcio, al disolverse legalmente el matrimonio desde la sentencia, tiene efectos frente a terceros (reclamaciones económicas, embargos, …), en el caso de la separación no.
  • Cuando nos divorciamos se produce una disolución del régimen económico matrimonial, mientras que en la separación lo que se hace es una separación de bienes desde la sentencia.
  • En la separación judicial, en caso de reconciliación, lo único que hay que hacer es comunicárselo al Juzgado, de manera separada por ambos cónyuges, y se reanuda el matrimonio con todos sus efectos.

Una vez decidido el paso que vamos a dar, lo que tenemos que hacer es contactar con un abogado especialista en divorcios que nos realice las gestiones. En el caso de no tener hijos y querer divorciarse de mutuo acuerdo, se procedería a realizar un divorcio exprés, que es más rápido y sencillo que el contencioso.

Antes de presentar la demanda (en este caso de forma conjunta o un cónyuge con el consentimiento del otro), se deben establecer los términos de la separación o divorcio en el Convenio Regulador. Este Convenio Regulador establecerá las medidas personales y económicas con las que se pone fin al matrimonio, y que al ser de mutuo acuerdo, las establecerán los cónyuges con ayuda de su abogado matrimonialista.

Una vez firmado el Convenio Regulador, se presentará la demanda de divorcio o separación junto con el mismo. Cuando es admitida a trámite, se cita a los cónyuges para ratificar la demanda. Posteriormente el juez dicta sentencia decretando la separación o el divorcio y se aprueba el Convenio Regulador.

Para poder llevar a cabo una separación judicial o un divorcio de manera rápida y eficaz es importante contactar con abogados especialista en divorcios. Desde SOS Divorcios disponemos de grupo de abogados matrimonialistas con amplia experiencia y que, por 145e por cónyuge, puede gestionar su divorcio incluyendo todos los trámites, las consultas y asesoramiento jurídico, y el pago a los abogados y procuradores.