Seleccionar página

La Navidad es una época en la que se supone que todo es amor, gestos bonitos, pasar tiempo en familia y por supuesto con la pareja. Esto en principio haría de la Navidad una época muy feliz pero cuando tenemos problemas con nuestra pareja es posible que esta mezcla no funcione tan bien.

En una pareja en la que todo va bien todas estas cosas pueden hacer que la Navidad sea una época especial del año, pero cuando las cosas están mal todo puede ser una fuente de conflicto y es fácil que la pareja no lo supere.

Lo primero es que pasamos más tiempo con nuestra pareja y lo hacemos fuera de nuestra rutina habitual. Normalmente el ritmo de vida que llevamos, el trabajo, la casa y el resto de actividades, está dentro de una rueda en la que todo funciona correctamente, pero en el momento en que esta rutina cambia tenemos tiempo para ver los fallos y discutir con nuestra pareja al pasar más tiempo juntos.

La familia siempre suele ser una fuente de conflictos, si las cosas dentro de la pareja funcionan de forma correcta, los roces y las decisiones al respecto se solventan o se toman como simples anécdotas. Pero en el momento en que esta armonía falla cualquier cosa puede ser el detonante de una discusión, desde decidir en qué casa se cena en Nochebuena o porque un familiar ha hecho cierto comentario. Otra cosa que puede desencadenar ciertos conflictos es el tema económico, ya que es una época de gastar mucho en regalos, comidas, etc. Puede hacer que los gastos que se generan estos días

Otra cosa que puede desencadenar ciertos conflictos es el tema económico, ya que es una época de gastar mucho en regalos, comidas, etc. Puede hacer que los gastos que se generan estos días nos lleven a discutir con nuestra pareja.

Lo que tenemos que tener claro es que, si estas fechas nos han llevado al límite con nuestra pareja y tomamos la decisión de divorciarnos, tenemos que tomárnoslo con calma y esperar un tiempo prudencial para saber si es de verdad o sólo es causa de los roces de estos días.

Si lo tenemos claro lo mejor es ponernos en manos de un abogado experto en divorcios que nos facilite el proceso y haga que este paso tan difícil que hemos decidido tomar sea lo más llevadero posible. En SOS Divorcios disponemos de un equipo de abogados matrimonialistas que, desde 90 euros/cónyuge, gestionarán el divorcio de manera rápida y eficaz gracias a su experiencia y profesionalidad.